Cien años de soledad

Esta novela fue publicada en 1967 con el nombre de cien años de soledad que relataba el origen, evolución y la ruina de Macondo, una aldea que había hecho su aparición ya en tres novelas cortas que el autor había publicado previas a esta. Está estructurada como una saga más familiar, la historia de esta estirpe de los Buendía se extiende por mucho más de cien años, y logra contar con seis generaciones para hacerlo.

En el argumento de la historia se logra narrar como dos familias, las de los Buendía y los Iguarán han acabado por dar a luz a un niño con una cola de iguana a fuerza de casarse entre sí. Úrsula Iguaran, recién casada con José Arcadio Buendía, se niega a que en el matrimonio se coseche un temor a que su hijo naciera con una cola. Ello da pie a que Prudencio Aguilar le eche en cara a José Arcadio el poco valor que tenía en donde Arcadio termina matándole por su provocación pero el difunto termina apareciéndole en diferentes oportunidades.

Huyendo del fantasma del muerto, y al frente de un grupo de compañeros, Arcadio logra llevar a una aldea de apenas 20 casitas de barro y caña brava que se encontraba construida a la orilla de un rio y en donde se queda a vivir. Esta aldea llevaba el nombre de Macondo, mito escenario de las obras del autor. El único contacto que los habitantes lograban tener con el exterior lo constituían las visitas periódicas que hacían los gitanos capitaneados por un tal Melquiades, además de conocer el sanscrito, introducen en Macondo el hielo y el imán.

Precisamente hablando del libro, este se inicia muchos años después frente a un pelotón de fusilamiento en donde el coronel Aureliano Buendía, el hijo de José Arcadio, recuerda aquella hermosa tarde en donde su padre lo llevo a conocer el hielo. Así el libro comienza pero no la historia, que abarca, en realidad alrededor de 400 años y nos informa acerca de innumerables antepasados de José Arcadio y de su esposa Úrsula, relevando aquella construcción, como una parte realmente fundamental de la narrativa hispanoamericana del momento, la influencia de Faulkner: su acción no avanza de una forma cronológica, sino a brinco y a forma de recuerdos que nos permiten de esta forma lograr conocer mucho mas de fragmentos de ella y solo al final.

Cien años de soledad, Gabriel García Márquez

Cien años de soledad, Gabriel García Márquez

Share →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *