EL RESUMEN DE LA OBRA LITERARIA  “DOBLAJE” – JULIO RAMÓN RIBEYRO-

Argumento de “Doblaje”, libro de Julio Ramon Ribeyro.
En este cuento se relata la terca obsesión de un pintor inglés por conocer a su doble.

El ser que es igual a uno y que se halla en las antípodas. Miró un mapa y las antípodas de Londres era Australia.

Lleno de ansiedad viaja a Sidney que era donde él deducía que encontraría a su doble.
Muy pronto se dio cuenta de que era una idea descabellada semejante búsqueda.

El hecho de ir preguntado a la gente si había visto a una persona igual a uno mismo era de locos o estúpidos. Aun así se quedó siete semanas en Sidney pero se quedo porque el amor tocó su corazón, conoció a una chica llamada Winnie de la cual se enamoró casi a primera vista y ella de él.EL RESUMEN DE LA OBRA LITERARIA  "DOBLAJE" - JULIO RAMÓN RIBEYRO

Alquiló una casa en las afueras de la ciudad y uno de esos días invitó a Winnie. Sin embargo, había un sentimiento extraño que no lo dejaba en paz ya que ella estaba rara y parecía que ya conociese la casa.

Entonces él premeditadamente le dijo que fueran a caminar pero que no tenían como alumbrarse, ella de repente subió por las escaleras y trajo una lámpara encendida, esto molesto al pintor quien concluyó que ella ya había estado con otro hombre en esa casa y la corrió con palabras injuriosas.

Al día siguiente reflexionó sobre su necia actitud y se dijo que la única solución sería disculparse con ella.

RESUMEN DOBLAJE – Julio Ramón RibeyroLa buscó en su casa pero Winnie no lo recibió y mandó decir que no lo quería ver nunca más.

Decepcionado entendió lo absurdo de situación, así que al día siguiente agarró sus maletas y regresó a Londres.

Al llegar a su casa encontró que todo estaba aparentemente igual, tal como lo había dejado, aunque sentía que había una presencia allí, algo inusual rodeaba el ambiente, como que alguna cosa no encajaba.

De pronto tocaron a su puerta, era el botones y le dijo que ayer había olvidado su paraguas en el bar y si querría que se lo trajesen.

Automáticamente dijo que sí, pero después se puso a pensar en lo imposible del hecho porque ayer él estaba en pleno vuelo por el Atlántico.

Se sintió estremecido, corrió hacia su caballete de pintura -cuyo lienzo dejó en blanco antes de irse- y observó con horror que allí estaba pintado, recientemente, el bello rostro de Winnie.

Tagged with:  
Share →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *