La culpa es de la vaca

Esta referencia de Joseph Jarowski nos sirve para meditar sobre el hecho de que el representante se compone de una nota de valores y actuaciones que se acumulan e integran en un todo denominado liderazgo hacia el favor. El relato es asimismo conveniente para marcar que todos podemos, de una manera u otra, construir progresivamente y simultáneamente un liderazgo hacia la paz. Todos los copos suman: los bocetos sociales, los foros sobre la convivencia, el “ahora no más“, las diversas actividades tendientes a provocar la paciencia y el desarme de los almas, los obradores de solidaridad, las acciones cívicas, las ONG en lucha por los derechos humanos.

Este libro básicamente nos relata la historia de un niño y de un árbol de manzanas visto desde un punto de vista de una fábula reflexiva para todas las personas.

Un árbol de manzanas al cual un niño amaba mucho, todos los recorridos jugaba cerca de él, comía sus frutos y toma su siesta bajo el árbol. Paso el periodo el niño creció y se alejó del árbol. Regreso pero ya no quería desafiar solo deseaba jugar con cachivaches pero no lombriz, el árbol le ofreció sus manzanas para que las vendiera y comprara sus juguetes. Paso el tiempo y nuevamente ahora era un adulto se error del árbol inclusive que necesitaba dinero para construir una casa para su familia, regreso solo porque necesitaba ayuda, el árbol en otra oportunidad le ayudo dándole las ramas para construir la vivienda.

Después de que el árbol le había ayudado otra vez se olvidó y solamente regresaba cuando tenía aprietos. Regreso y el árbol le invito a entretenerse el solo necesitaba un recinto donde tenderse no obstante el árbol lo único que tenía para ofrecerle fueron sus raíces. Esta es la explicación de cada uno de nosotros: el árbol son nuestros padres. De niños, los amamos y jugamos con ellos. Cuando crecemos los dejamos solos; regresamos a ellos cuando los necesitamos, o cuando estamos en conflictos.

No importa lo que sea, siempre están allí pura darnos todo lo que puedan y hacernos felices. Usted puede reflexionar que el muchacho es violento con el árbol, pero, ¿no es así como tratamos a oportunidades a nuestros creadores?

Share →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *